Bienvenida a la primer clase de
APRENDE A CUIDAR TU FUEGO DIGESTIVO CON FERMENTOS

Cada clase tiene 3/4 pasos: 

  1. Leer el material teórico 
  2. Mirar el vídeo de las preparaciones
  3. Descargar las recetas 
  4. Ponerte a cocinar 
  5.  
comer fermentos

¿Lista para comenzar tu futuro saludable hoy?
¡Iniciemos!

El Ayurveda nos habla de constituciones físicas. Estas son las fuerzas dóshicas predominantes en nuestro cuerpo, de esta forma podemos ser predominantemente Vata, Pitta o Kapha.

A cada constitución dóshica le van a venir mejor ciertos alimentos frente a otros debido a las cualidades que estos poseen. Por eso, en este curso te vamos a enseñar a elaborar alimentos fermentados con opciones para cada una de las dominantes. Contarás con distintos ingredientes y especias cuidadosamente seleccionadas, si bien la base de la receta es la misma tendrás la opción de preparar la que mejor se adapte a tus necesidades.

Por ejemplo, la masa madre que relizaremos es común a los tres biotipos. Pero los panes llevarán distintos cereales, especias y semillas. Los snacks en base al mismo vegetal serán condimentados con distintas especias, donde cada una aportará sus cualidades particulares a la receta para cada dosha.

Lo que consumas siempre tiene que ser de tu agrado, si en las recetas hay especias que no te saben bien o no te caen bien tienes la libertad de reemplazarlas o quitarlas. 

Podrás consultar todas las dudas que vayan surgiendo a lo largo del taller tanto vía email como en el foro de participantes.

A medida que avancemos en los módulos encontrarás gran cantidad de información y datos nuevos pensados para que al finalizar el curso tengas una mirada integradora sobre el Agni y sus cuidados, y seas capaz de disponer de los alimentos fermentados para que además de ser alimento sean verdadera fuente de nutrición.

Todas las frutas y verduras que utilizamos son orgánicas y siempre damos preferencia a las de estación. Esto es para alinearnos con el macrocosmos, ya que la naturaleza nos brinda alimentos acordes a la época y al lugar en el que vivimos. Te recomendamos tener esto en consideración a la hora de hacer tus elecciones.

 Por otro lado, siempre que utilicemos agua en las preparaciones va a ser filtrada o mineral. Esto se debe a que los fermentos son alimentos “vivos” y el agua de grifo contiene cloro que podría matar a todos o a la mayoría de los microorganismos de los alimentos, además pueden contener metales nocivos para nuestra salud.

 Los elementos que utilicemos tienen que estar debidamente higienizados. Lavados con agua y jabón, y bien enjuagados. En el caso de los envases es conveniente que sean esterilizados: hervidos de 10 a 15 minutos en agua.

Con estas pautas aseguraremos el éxito de las preparaciones. No obstante, trabajar en el mundo de los fermentos es aceptar y abrirle nuestro corazón a las bacterias, ellas conviven en y con nosotros al igual que nosotros en el macrocosmos. Las bacterias son las que nos permitirán obtener los fermentos y por eso debemos honrarlas. ¿Cómo hacerlo? Respetándolas y respetando su medio ambiente, sabiendo que si utilizamos limpiadores en exceso las estamos eliminando, además de estar beneficiando el crecimiento de otros microorganismos que, por una cuestión de competitividad, van a proliferar. Entonces limpiamos pero no con limpiadores químicos que eliminan el 99% de las bacterias, porque cuando hagamos nuestro fermento no vamos a contar con ellas para que hagan su trabajo y pre-digieran para nosotros. Debemos generar un ambiente higiénico y a la vez propenso para fermentar.

Por otro lado, es posible que a veces la experiencia no resulte bien en el primer intento, puede deberse a un montón de causas y, si ocurriera, lo analizaremos en el foro de participantes. A veces transitar el mundo de las bacterias y la fermentación es un camino desnivelado, con subidas y bajadas pero bello, muy bello, no hay que frustrarse.

Te conté antes que las bacterias nos permiten obtener nuestros fermentos. Esto es porque ellas, que habitan en la cáscara de los vegetales y las frutas, en el aire que nos rodea y el agua que utilizaremos, son las que van a interactuar con los vegetales o frutas, alimentándose y generando nuevos y menores compuestos más fáciles de digerir para nuestro organismo. Y por esto nuestro Agni va a estar feliz.

Los fermentos van a tener un sabor particularmente ácido lo que va a exacerbar a Jathara Agni, por lo tanto no hay que abusar de ellos. Poco a poco vas a aprender a utilizarlos escuchando a tu organismo y tu Agni, de manera que pueda ser beneficioso y hasta terapéutico.

Los snack van a ser una presentación ideal de fermentos para consumir antes de las comidas, lo que llamamos picada. Van a ser saludables, ya que estarán elaborados con vegetales y ayudarán a activar el Agni preparándolo para la digestión.

Contraseña: Fermentos2020

¿Te gustaría continuar con el curso
APRENDE A CUIDAR TU FUEGO DIGESTIVO CON FERMENTOS?

¿Olvidaste tu contraseña?